Ramón Valdés no solo fue un actor talentoso, sino también un ser humano que tocó los corazones de millones de personas en todo el mundo. 

Su capacidad para encarnar personajes entrañables, como el desempleado ‘Don Ramón‘, no solo nos hizo reír a carcajadas, sino que también nos transmitió valiosas lecciones sobre la humildad y la importancia de «perdonar las ofensas, los agravios y las rentas atrasadas». 

Su muerte, ocurrida en 1988 a raíz de un cáncer de estómago, conmovió a sus seguidores y fanáticos; sin embargo, su legado como uno de los miembros más queridos del elenco de El Chavo del 8 perdura hasta el día de hoy.

En esta nota conmemorativa por el centenario de su nacimiento, rescatamos las anécdotas poco conocidas del querido ‘Monchito‘ contadas por el propio elenco de la ‘bonita vecindad’, recordándonos por qué sigue siendo amado por la gente en América Latina y de otras partes del mundo.

«Señor Barriga, ya no le voy a poder pagar la renta»

Miguel Valdés, nieto de Ramón Valdés, mantiene una presencia constante en las redes sociales y aprovecha cada oportunidad para revelar detalles y anécdotas de su abuelo, ya sean relacionados con las grabaciones de El Chavo del 8 o momentos en la vida familiar. 

Recientemente, Miguel despejó la incertidumbre en torno al rumor que sugería que su abuelo, poco antes de su fallecimiento, le había expresado a Édgar Vivar -actor que encarna al ‘Señor Barriga‘ en la vecindad- que ya no podía pagar los 14 meses de renta que le debía.

«‘Ay, Señor Barriga, ya no le voy a poder pagar la renta’. En efecto, esas fueron las últimas palabras que le dijo mi abuelo a Édgar Vivar, cuando fue a verlo al hospital. Édgar se fue llorando y él me lo platicó directamente. Es totalmente cierto», dijo Miguel en su canal de YouTube.

Leer  Almodóvar termina el rodaje de "Madres paralelas" y difunde primeras imágenes

«Ya no llores, cachetón. Allá te espero»

La amistad entre Carlos Villagrán y Ramón Valdés era muy buena dentro y fuera del set de El Chavo del 8, pero la química entre sus personajes, Quico y Don Ramón, fue uno de los aspectos destacados del «programa número uno de la televisión humorística».

En sus entrevistas, Villagrán recuerda con nostalgia la charla que tuvieron por última vez; cuando Ramón Valdés pasaba sus últimos días en un hospital.

«Yo tenía un compromiso para ir a trabajar a Bolivia y Perú. Lógicamente, yo sabía que (Ramón) estaba muy enfermo. Me fui a despedir de él al Hospital Santa Elena y no pude contener las lágrimas», contó.  Según Carlos, Valdés le dijo: «‘Ya no llores, cachetón. Allá te espero’. Entonces le pregunto: ‘¿Allá con el Señor?’ y el me responde: ‘No te hagas el tonto: allá abajo'». 

Villagrán también contó que Ramón era el maestro del timing, pues basta una lectura para que se aprenda las líneas de su libreto. Además, resaltó que Valdés no necesitaba caracterizarse mucho para interpretar a su personaje, pues «afuera y adentro del set era Don Ramón.

Otra anécdota que compartieron fue cuando iban de gira por Latinoamérica y eran reconocidos por sus fans. En una ocasión, cuando volvían de Chile, un niño copió a Doña Florinda y cacheteó a Don Ramón en el avión. «Él se despierta creyendo que la nave se estaba cayendo», relató Villagrán.

«Mi ‘papito’ Don Ramón»

Tanto en la realidad como en la ficción, la relación entre María Antonieta de las Nieves y Ramón Valdés era cálida y afectuosa. La propia actriz lo confirmó en una entrevista que concedió al canal de YouTube de Esteban Valdés, uno de los diez hijos del recordado ‘Monchito’.

Leer  Los Bunkers envían saludos a sus fans peruanos y están locos por volver a probar el ceviche y el pisco sour

«Él, Esteban, es como mi hermano mayor. Lo llamábamos así porque mi ‘papito’, Don Ramón, que en paz descanse, siempre llevaba una foto de todos sus hijos y al final ponía la mía», dijo emocionada sobre el actor que desempeñaba el papel de su padre en El Chavo del 8.

A pesar de que grababan los episodios durante una semana al mes, cuando las cámaras no estaban rodando, Valdés De las Nieves pasaban mucho tiempo hablando por teléfono. Esto los unió cada vez más, creando un vínculo que parecía de padre e hija.

Además, en esa misma entrevista, De las Nieves compartió que Ramón Valdés, uno de los personajes más queridos de El Chavo del 8, también ejerció como padrino en su boda con su esposo Gabriel Fernández, con quien estuvo casada durante casi 50 años.

Risas e improvisación

Rubén Aguirre y Ramón Valdés tuvieron varios momentos memorables y divertidos a lo largo de la serie. La química entre los actores también contribuyó en gran medida al éxito de El Chavo del 8.

En uno de los episodios, Don Ramón se convirtió en su consejero cuando no se animaba a confesarle su amor a Doña Florinda. La escena fue tan cómica que Rubén tuvo que aguantar la risa para no repetirla.

La improvisación también estuvo presente en sus actuaciones. Un ejemplo memorable ocurrió cuando el Profesor Jirafales y Don Ramón estuvieron a punto de llegar a los golpes. La situación se repite en la escena en que el papá de la Chilindrina reemplaza por unos minutos al maestro en la escuela.

‘Monchito’ logra mantener calmados a los niños. Les explica lo peligroso que es beber de una botella que lleva el símbolo de una calavera. La escenificación que realizó fue aplaudida por el mismo profesor.

Leer  Jennifer López y Ben Affleck se besan en una cena en familia

(RPP)